La panadería de éxito del siglo XXI será, probablemente, franquicia

Autor: Rubén Sanz - 2018-02-08

La panadería de éxito del siglo XXI. Los consumidores de hoy no son los de antes. Sus necesidades en la actualidad pasan por comprar productos que ofrezcan no sólo calidad, sino también una experiencia agradable. Es en este sentido en el que la ambientación del local es clave para ser capaz de lograr que los clientes se sientan cómodos mientras consumen estos productos.

 

Las franquicias que pertenecen al sector de la panadería-cafetería están demostrando imponerse frente al modelo de negocio tradicional en este sector. Factores como una decoración y ambientación muy elaborada y cuidada, precios competitivos y una amplia oferta de productos de gran calidad son las razones por las que cada vez más clientes se ven atraídos por este tipo de locales.

¿Por qué este modelo de negocio ha tenido tanto éxito?

Los consumidores de hoy no son los de antes. Sus necesidades en la actualidad pasan por comprar productos que ofrezcan no sólo calidad, sino también una experiencia agradable. Es en este sentido en el que la ambientación del local es clave para ser capaz de lograr que los clientes se sientan cómodos mientras consumen estos productos.

Lo cierto es que las panaderías de antaño no eran capaces de realizar este tipo de cambios, bien por falta de inversión, bien por mantener la firme creencia de que su modelo de negocio se reducía a la compraventa. Y por otro lado, las cafeterías no eran capaces de atraer a un público que estaba cansado de máquinas tragaperras, partidos de fútbol y olor a freidora.

La elaborada ambientación del local, la cuidada exposición de los productos y la ausencia de los componentes que evitaban que este perfil de cliente se sintiera a gusto mientras consumía un café con algo de bollería han sido los desencadenantes del éxito de este nuevo formato, que ya no sólo ha superado a la panadería, sino que constituye en la actualidad un modelo de negocio propio.

Desde que el consumidor entra por la puerta hasta que sale, la música, la limpieza del local, la amable atención al cliente o la presencia de Wi-fi contribuyen a conseguir que el cliente disfrute de su experiencia, además de deleitarse con los productos que se ofrecen en el local.

Hoy, en un mercado tan competitivo como el de la hostelería, es imprescindible dejar de centrarse tanto en cuestiones como el precio y ofrecer a los potenciales clientes algo distinto, de mayor calidad, y que haga que merezca la pena el dinero y el tiempo que el consumidor invierta en el interior del establecimiento.

¿Cómo elegir una franquicia de este modelo de negocio?

Al tratarse de un mercado tan competitivo, con tantas marcas potentes, somos capaces de encontrar entre 5 y 10 posibilidades distintas con el mismo rango de precios. De ahí que nuestra recomendación sea decantarse por lo que al interesado en franquiciar le guste, y sobre todo que le atraiga como cliente. Cada marca, en última instancia, ofrece un concepto distinto. Identificarse con lo que esa marca transmite también es esencial.

Por último, por lo que respecta a la ubicación, debe tenerse cuidado con elegir un local demasiado pequeño, o uno demasiado grande. Mientras que en los primeros es complicado facturar lo necesario como para sostener el negocio, en los segundos las rentas y los costes se multiplican.

Lo ideal en estos casos es elegir una ubicación que se encuentre en un punto intermedio. Que se encuentre en una calle de paso y que sea suficientemente espacioso como para obtener unos beneficios consistentes, pero teniendo cuidado de que los costes de mantenimiento del local no superen lo que el propietario sea capaz de pagar.

Panaderías y Obradores